Actualidad

Manténgase informado

Informacion precontractual venta online

La información precontractual y contractual en la venta online con consumidores

Entre las medidas a destacar más significativas contempladas por la Ley 3/2014 son las referentes a los requisitos de información precontractual que deben suministrar los empresarios a los consumidores en los contratos a distancia y los contratos celebrados fuera del establecimiento mercantil. Así, la Ley impone al empresario la obligación de facilitar de manera previa al establecimiento de la relación contractual la información relevante, veraz y suficiente, sobre las características principales de los bienes o servicios, precio total incluido impuestos, identidad y dirección del vendedor, lengua/s en la/s que se podrá formalizar el contrato, derecho de desistimiento, duración del contrato, etc., así como cualquier otro aspecto establecido en leyes especiales que sean de aplicación según el bien o servicio o el medio de comunicación empleado (Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información, o LSSI); siendo suficiente el empleo de cualquier instrumento que permita reproducir -de manera inalterada- el contenido de dicha información en un soporte duradero (papel, memorias USB, CD-ROM, DVD, tarjetas de memoria o los discos de ordenador, correos electrónicos, mensajes SMS). Con independencia del soporte utilizado, la información precontractual deberá ser legible y estar redactada al menos en castellano y en términos claros y comprensibles.

Más concretamente, en los contratos de prestación de servicios de telecomunicaciones celebrados telefónica o telemáticamente es exigible información sobre las condiciones más relevantes (plazo para la conexión inicial; la existencia, en su caso, de un período mínimo de contratación y la posible compensación por su incumplimiento; derecho a poner fin al contrato a través de la misma forma en que se celebra, así como las otras formas de darse de baja, en caso de existir).

Para finalizar de analizar la información previa necesaria en la contratación por medios electrónicos, debemos acudir a la LSSI. Así, si la aceptación va ligada a la activación de un botón (checkbox) deberá expresarse “pedido con obligación de pago” o expresión similar a fin de informar al consumidor o usuario del compromiso de pago que conlleva el contrato.

Celebrado el contrato -de manera verbal-, el consumidor tiene derecho a recibir confirmación documental de la contratación en un plazo razonable -como máximo en el momento de la entrega de bienes o antes del inicio de la prestación del servicio-, por lo que el empresario deberá facilitar al consumidor una copia del contrato firmado o la confirmación del mismo también en papel o, si éste está conforme, en un soporte duradero diferente -correo electrónico, fax, sms-. En caso contrario, el contrato podrá ser anulado.

En el ámbito de la contratación de servicios de telecomunicaciones, la falta de envío del justificante de la contratación tiene consecuencias jurídicas de tipo sancionador (infracción administrativa de consumo, de telecomunicaciones y de la normativa de protección de datos personales) y contractuales. De tal modo, si el operador no puede acreditar el envío de dicho justificante (y teniendo en cuenta que la grabación sonora no lo es, cuando la contratación se lleva por iniciativa del empresario), el alta podrá calificarse como no consentida y justificará la baja inmediata sin penalización alguna y la restitución a la situación contractual anterior, con el reintegro de los costes ocasionados (Orden ITC 1030/2007).

Por lo que se refiere a los servicios no solicitados, y por ende no contratados, si el empresario, sin aceptación del consumidor y usuario destinatario de la oferta, le suministra el bien o servicio ofertado, el consumidor receptor no estará obligado a su devolución o custodia, ni podrá reclamársele pago alguno por parte del empresario que envió el bien o suministró el servicio no solicitado, y ello sin perjuicio de las infracciones correspondientes. La falta de respuesta del consumidor no puede considerarse nunca como consentimiento. Piénsese como ejemplo en los contratos de telefonía, donde en no pocas ocasiones se produce el cobro por servicios no solicitados como los sms premium.

Con todo, es recomendable guardar e imprimir una copia de la oferta y del contrato cuando en los supuestos de compras por internet y a distancia.

En relación a la letra pequeña, ésta deberá tener un tamaño de al menos un milímetro y medio (1,5 mm) y con un contraste con el fondo que no haga dificultosa su lectura al objeto de que puedan considerarse legibles las condiciones generales de la contratación impuestas.

Entradas relacionadas:

 

ClaimLoyaltySociety 

2 Comments